Colón y el Quijote en el Niemeyer



Los personajes del Quijote contemplando las chimeneas de Arcelor.El siglo XVII y el XXI


Durante todo el verano las esculturas de Cristóbal Gabarrón ponen color al blanco del Niemeyer con una exposición llena de luz y formas dando vida a lo que el artista denomina Homenaje al Quijote y los Silencios de Colón.

Gabarrón es un pintor nacido en Mula, Murcia, y residente ahora en New York, aunque muy unido también a Valladolid donde se trasladó a vivir de niño. Es también escultor, dibujante, grabador, retratista y muralista.

Los "Quijotes" están situados entre el auditorio y el edifico polivalente, donde está la cafetería y el restaurante por si a Sancho le ataca el hambre, que seguro que si y los "Silencios" o los incas están en el muelle detrás de la cúpula.

Estos se ven muy bien desde la torre observatorio en el bar brasileiro mientras saboreas un cóctel Niemeyer, rico, rico, que no se sube a la cabeza, doy fe, y contemplas una preciosa vista sobre la ciudad y la ría.


Las fotos están un poco grises, porque comenzó a llover. Este orbayu típico de Asturias que parece que no moja, pero que te deja chorreando en un momento.
 Los incas desde la torre, después de llover.


Con la panorámica sobre Avilés, la ría y los incas y mientras llueve y me tomo un Niemeyer a vuestra salud, me despido hasta el otoño. Buen verano para todos y muchas gracias por haberos pasado por aquí. Muchos besinos.

3 comentarios:

Nieves R dijo...

Maria Jose, espero que te lo pases genial en tus vacaciones y que las aproveches al máximo, ya contarás a la vuelta. Yo me voy otra semana por ahi, esta vez a Huelva. Un besin muy fuerte y hasta que vuelvas despues del verano,

Maria Jose Mallo dijo...

Gracias Nieves, necesito un descanso de verdad, incluido Blog, que me ha dado muchas alegrías pero que ya sabes que es sujeto y a veces las musas andan distraídas.Necesitan también unas vacaciones.
Que tengas muy buen verano. Muchas gracias por tu amabilidad y muchos besinos.

Anónimo dijo...

Felices vacaciones, te leere cuando vuelvas.

Alfonso de Grao