Erase una vez

VII

 
Urraca, la asturiana,
 hija de Alfonso VII y Gontrodo Petri


El abad del convento llegó renqueante a presencia del rey. Este le indicó tomar asiento, porque comprendió que de pie no aguantaría ni un minuto.
   __Iremos al grano, paternidad.
   __Lo prefiero, alteza.
   __Bien, mis hombres han podido demostrar sin ningún género de duda, que vuestro botánico dio orden y provisionó el veneno para asesinar a don Pedro Díaz, mi anfitrión.
   __Señor, estoy seguro de que se ha producido un lamentable error, nuestro botánico, fray Benito, es incapaz…
   __ ¡No lo negáis! Hemos manifestado estar seguros. No oséis llevar la contraria a vuestro rey. Yo no obro a la ligera. Todo ha sido comprobado fehacientemente. Vuestro botánico es un asesino. Quiero pensar que obró por su cuenta y razón sin que vuestra paternidad lo supiera. Que, o bien fue idea suya, o bien fue iluminado por otras instancias de la orden, ajenas a vuestro convento y a vuestra influencia.
   El prior comprendió el favor que le estaba haciendo el rey. Quería hacer justicia con la mano asesina, en este caso la mano inductora, más bien, y dejaba al resto fuera. Pasaba por alto el hecho de que él era el inmediato superior a quien el botánico, como todos los demás, debería pedir permiso para cualquier asunto. No debían, y por ende, no podían tener ideas propias.
   __ ¿Qué propone vuestra alteza?
   __Propongo que hagáis justicia para que así quede vengada la muerte de mi caballero sin que la orden sufra menosprecio, sin que trascienda que entre los frailes hay un asesino y probablemente entre los abades. Porque no creemos que nada escape a la vigilancia de la orden. Pero, no deseamos un escándalo y menos ahora, en estos tiempos tan convulsos en los que nos necesitamos todos.
   __ ¿Qué debo hacer señor?
   __Quiero al botánico muerto esta misma noche. Utilizad veneno o lo que os plazca. Quiero que mis hombres comprueben su muerte mañana a la hora prima.
   Hubo un largo silencio. El rey se levanto y el abad trató de hacer lo mismo, pero sus fuerzas no le acompañaron. Alfonso le indicó que permaneciera sentado, mientras el daba un paseo hasta el ventanal. Así, de espaldas al abad, Alfonso concluyó la orden.
   __Decidle al abad de Eslonza, que su primo el botánico ha sido descubierto, y que ha perdido su pleito con don Pedro Díaz, pero que ya lo había perdido antes del crimen. En la Torre existe una razón más poderosa que cualquier voluntad, o que cualquier derecho terrenal o divino. La razón que mueve el mundo, porque domina los sentimientos y ordena sobre los intereses. Porque es como el cáliz donde todo se transforma y se convierte en néctar redentor…En consecuencia, la Orden ha matado para nada. Podéis retiraros__ ordenó sin darse la vuelta, con lo cual fue ajeno a los ímprobos esfuerzos que hizo el abad para ponerse en pie y para lograr caminar hasta la puerta.
   El abad renqueaba por el corredor y sobre manera por la escalera, murmurando entre dientes las palabras del rey relativas al “cáliz donde todo se trasforma”. Era lo que le quedaba por oír: ¡El coño de la albina un cáliz redentor! Debería de ser él quien pidiera explicaciones al rey ante semejante blasfemia. Debería enviar recado a Roma y excomulgar a Alfonso emperador. Pero la iglesia ya no era lo que había sido y ahora mismo, él como abad, tenía otros problemas. Don Pedro de Gradefes  podía mandar en su casa y dejar a los demás tranquilos. Quieres matar a don Pedro, envía un sicario por tu cuenta y déjanos al margen. Espero que el botánico no se haya olido algo y haya escapado, que ya era lo que nos faltaba. Cuando se encontró con sus acompañantes dio una orden tajante.
   ___Fray Ansuro, adelántate y encierra al botánico y si se resiste ahógalo sin miramientos. Sin miramientos.
   Con la prima, los caballeros del rey y los de la Torre, comprobaron el óbito del botánico y confirmaron al convento que su trampero había sucumbido ahogado en el rio. Nada trascendió fuera de aquellos muros. La vida continuó igual para todos. Los brujos quedaron libres. Don Alonso de Camponegro fue vengado. La justicia fue hecha y don Pedro respiró tranquilo y doña María lo mismo, cuando fue informada de la inminente partida del rey y su sequito hacia León, porque los caminos ya eran practicables. Además aquella mañana dos venados, dos nada menos, habían caído en las trampas. Lo mejor para el banquete de despedida. Parecía que venían buenos tiempos para la Torre.
   Alfonso y Gontrodo continuaron juntos hasta el momento mismo de la partida del rey.
   __Dentro de un par de meses regresaré para presidir el Aula Regia[1] en Ovetum. Entonces volveremos a vernos, mi amor. Contaré los días.
   __Yo también. Voy a extrañaros muchísimo. No hay amante como vos.


   El shofar, afinado esta vez, volvió a sonar para despedir con honores al emperador y a su comitiva. El rey, tras despedirse de don Pedro en el patio, volvió la mirada al ventanal donde Gontrodo agitó el pañuelo para decir adiós, hasta la vista, a su amado Alfonso. Estaba segura que algo de él se quedaba con ella para siempre. El rey de León le lanzó un beso con los dedos de la mano diestra, que la doncella albina recogió con la suya  y se llevó a los labios.
   __Que mariconadas hacen los enamorados__ pensó el lugarteniente del rey, el buey del Páramo.
   Don Pedro Díaz sonrió con esperanza. Parecía, por lo visto, que todo había salido bien. Pensó en Berbio. Menudo monasterio. Extenso, fértil, abundante en vasallos, en reses, en caza, en salmones. Una riqueza al alcance de la mano…Si Dios quisiera…Aunque hubiera sido más propio decir, si quisiera el rey. Y el rey quiso, ¿cómo no iba a querer? Y más desde que supo que doña Gontrodo estaba encinta. Desde ese momento llovieron los dones y las abundancias sobre la Torre de Aller.
   El marido de Gontrodo, don Gutierre Estébanez, fue mantenido alejado de la Torre y de su esposa, hasta el retorno del rey para presidir el Aula Regia. Así lo decidió don Pedro, por si acaso su hija estuviera preñada. Sin varón a su lado desde seis meses antes de la llegada de Alfonso, nadie podía dudar de la paternidad del rey. El hijo era de Alfonso, de todas, todas. Por muchas cuentas que se echaran, que se echarían. Seguro.
   Los hijos mayores de Gontrodo se alegraron infinitamente de recuperar a su madre, pero la pequeña de todos, la dulce Aldonza, lloró con desconsuelo cuando su madre la tomó en brazos al no reconocerla tras semanas de ausencia. La benjamina, albina también, gritaba desesperada llamando a su nodriza cada vez que Gontrodo se acercaba a su cuna, cuando antes no consentía en modo alguno, que la separasen de su madre que debía, incluso, llevarla a su cama por las noches para que conciliara el sueño, chupando su dedo índice.
   __Esta niña tiene poderes de visionaria. Ve al diablo en su madre, porque se halla en pecado mortal__ se lamentaba doña María con su esposo__ hay que hacer venir a un fraile de esos que expulsan los demonios.
   __Ay, señor, señor. Nunca hay dicha completa. Deja de decir tonterías. La niña es una llorona, como su abuela. Y punto.
   Pronto se supo que Gontrodo estaba encinta de nuevo, aunque para don Pedro fue como la primera vez. Como si este fuera su primer nieto esperado pacientemente, tras años de infertilidad. Un hijo del rey. Del rey emperador, nada menos. Doña María continuaba sin entender, por qué un bastardo era motivo de tanta alegría, aunque su padre fuera el mismo emperador.
   __Antes era mucho mejor. Cuando los bastardos se arrojaban al río Aller, para que se los llevara la corriente.
   Alfonso regresó cuando la primavera floreció como el vientre de su amada Gontrodo, que se mantuvo impoluta, sin varón alguno, hasta el regreso del rey y el reconocimiento público de su paternidad. Ni que decir tiene que el Aula Regia falló el litigio con Eslonza a favor de la Torre. Y que a don Gutierre Estebánez, le llovieron prebendas y títulos para mitigar los cuernos. Fue designado teniente en Entrialgo, en la zona oriental, lo cual le obligó a residir lejos de su esposa, quien continuó toda su vida el contacto con el rey, aunque sus encuentros fueran escasos, por la vida tan atareada de guerras y batallas que llevó hasta su muerte el emperador.

   El fruto nacido de estas relaciones fue una niña a quien su padre, el rey, quiso llamar Urraca como su madre y su hermana. Con apenas un año de vida fue llevada a León y entregada al cuidado de su tía Sancha. Su padre la casa  a los catorce años, con el rey de Pamplona García Ramírez, viudo y bastante mayor que ella. Gontrodo asiste a la ceremonia en León, aunque para ese tiempo ya viviera retirada en un convento como hacían las viudas de rey. Urraca, la asturiana, fue siempre la favorita entre todos los hijos del emperador.
   Urraca enviuda y regresa a Asturias junto a su madre, residiendo en Oviedo en el palacio de Alfonso II, el Casto, al lado de la catedral. Su padre el rey le otorga el titulo de reina gobernadora de Asturias. Casó de nuevo con Álvaro Rodríguez de Castro. Ambos protagonizaron una rebelión contra el medio hermano de Urraca, Fernando II de León, tratando de conseguir la independencia de Asturias.
   Tuvo una hija con el rey de Pamplona, Sancha Garcés,  y un hijo con su segundo marido, Sancho Álvarez de Castro.
   Está enterrada en la catedral de Palencia, la tierra de su marido. Su hermano el rey Fernando II no consintió que la enterraran en la catedral de Oviedo como era su deseo.
   Doña Gontrodo lo estuvo en el Monasterio de Santa María de la Vega, que ella misma había fundado con una donación de tierras y dinero del rey Alfonso. Su sarcófago se encuentra ahora en el Museo Arqueológico de Asturias. En el consta esta inscripción:
 
Sarcófago de Gontrodo Petri





Oh muerte, sobrado justa, que a nadie sabes perdonar: si hubieses obrado con menos rectitud hubieras parecido más justa, pues igualando a Gontrodo con los demás mortales, con quienes no era igual por sus méritos, has quitado, con menos justicia, la vida, a quien no debías quitarla. Mas no murió Gontrodo; pasó por tu medio a una nueva vida, y es todavía la esperanza de su familia; la honra de su patria y el espejo de las mujeres. No murió, se nos escondió solamente, porque habiéndose hecho con sus méritos superior a los demás mortales, no debía estar en este mundo. Trocó la Vida de esta tierra con la del Cielo el año de la Era 1224.



Tumba de Urraca, La Asturiana






[1] Órgano consultivo de las monarquías en la Alta Edad Media.

Érase una vez

VI

 


Monasterio de Berbio- Infiesto

Don Alfonso de León, conocía la sequia en la frontera, y sabía que de continuar así las cosas llegaría una hambruna. Por ello, antes de partir hacia la contienda en Asturias, dejó ordenes explicitas de comprar grano en Castilla y carne en Navarra, y suponía que sus previsiones habrían bastado para solucionar el problema, no obstante nunca se sabía el rumbo real que tomarían las cosas, ni los obstáculos imprevisibles, y no tanto, que les saldrían al paso.
   Juan Tabarés no acertaba a explicarle bien el rumbo de la investigación, por ello el rey dispuso que Juan García le refiriera sus conclusiones, dado que eran de él en solitario, puesto que el Juan leonés solo había apresado a los curanderos y poco más.
  García hizo al rey un relato exhaustivo de sus pesquisas con todo lujo de detalles, incluyendo un dibujo improvisado de la posición en la mesa del caballero asesinado y como él estaba seguro de que el veneno se había puesto en la copa de don Pedro y que don Alonso lo bebió por casualidad.
   A don Alfonso, rey, le parecieron sensatas y creíbles las conclusiones de García. Los hechos estaban claros. Todo era perfectamente veraz. Solo faltaba un detalle: el principal. ¿Quién puso el veneno en la copa de don Pedro?
   __Pienso sin lugar a dudas que fue el fraile que acompañaba al abad. El tuvo la ocasión.
    __Y vos creéis que es por las tierras del monasterio de Berbio.
  __Lo pensé desde el principio, y al conocer la hambruna lo afirmo con más rotundidad.
   __La carne se puede comprar en Navarra y en otras partes.
  __Si, pero dada la necesidad del momento puede ser muy cara y el monasterio anda escaso ahora mismo de peculio. Las lagunas de Villafáfila le han costado un dineral. El precio subió al pretender las pausatas otro monasterio gallego de la orden del Cluny y los monjes no andan boyantes ahora mismo. Por ello es de vital importancia Berbio. El cereal y el ganado valen un dineral en estos momentos. Con Berbio en su poder ellos aprovisionarían los alimentos; por ello precisan que el litigio se falle a su favor y estando detenido aquí vuestra alteza, fuera tal vez muy conveniente que don Pedro desapareciera. De este modo no podría influir en vos, ni él ni nadie de esta fortaleza. Estando de luto…
No habría fornicio con la hija, pensaron todos. Las conclusiones eran más que probables, tuvo que admitir el rey. Alfonso se sentó con gravedad, miró a Juan García con interés e hizo mentalmente un resumen de lo oído. El monasterio de Eslonza podría ser, ciertamente, el único interesado en la desaparición de don Pedro, pero probar el envenenamiento iba a ser muy difícil y así se lo hizo notar a los dos investigadores.
   __Hay un medio__ afirmó Juan García.
   __Decidme cual.
   __Hacer confesar al fraile.
   __ ¿Cómo?__ preguntaron a la vez Alfonso y Juan Tabarés.
  __Puedo hacer que lo traigan aquí sin que el convento sospeche y una vez en nuestro poder, hacerle confesar no será difícil.
   __ ¿Sabéis con certeza que fraile es?
   __El copero lo conoce bien. Habría pensado que él lo atraiga con una excusa que ya pensaremos y una vez aquí…
   __Cuando vean que no regresa vendrán a por él.
   __No, si no saben dónde está.
  __Bien__ dijo el rey poniéndose en pie__ hacedlo. Confío en vos. Pero antes de tomar cualquier decisión definitiva, quiero conocerla personalmente.
   __Así será señor.

   Juan García habló con el copero. Este, hombre diligente, ya había pensado en algo.
   __Este fraile es quien provee de peces al monasterio. Tiende redes para salmones, y cada día va a recoger la pesca. Cuando se trata de salmones va acompañado, pero ahora solo caen truchas y carpas y se arregla solo. A veces sube hasta las redes nuestras, cuando lo caído en las suyas le parece poco, no se lleva bien con nuestros rederos. Cualquiera de ellos lo interceptará con gusto y lo llevará donde vos digáis.
   __No debe reconocer a los agresores, porque luego vamos a soltarlo; solamente queremos que hable. Una vez apresado, deben cubrirle los ojos y traerlo aquí. El resto ya corre de nuestra cuenta.
   __Así se hará. Perded cuidado.
A primeras horas de la mañana siguiente, el copero avisó a  Juan García.
   __Ya está la pesca en su sitio.
   __Perfecto. Gracias copero.
   __Permitidme que yo le interrogue__ solicitó Tabarés.
   __Voy a hablar con él. A lo mejor confiesa por las buenas. Si no lo hace será todo vuestro, pero recordad: Muerto no nos sirve.
El fraile pareció sorprenderse de que hubiera habido una muerte en la Torre y negó por activa y por pasiva tener nada que ver con ningún crimen ni con ningún veneno. García le sirvió en bandeja los hechos según él pensaba que habían sucedido, pero el fraile se negó a confirmar la sentencia. El vino a acompañar al prior, ni siquiera estuvo en el comedor.
   __Si que habéis estado. Tengo infinidad de testigos que lo corroboran.
   __Estuve solo un momento, tan escaso que ni siquiera lo recordaba.
   __Mentís, como habéis mentido antes, cuando afirmabais no haber estado en el comedor.
   __Pasé a recoger al prior y, mientras él conversaba con don Alvar, me acerqué al fuego porque me encontraba mal y tenía mucho frío.
  __Sois un embustero.
   __Yo no tengo la culpa de que vos no tengáis ni idea y andéis tratando de arrimar el muerto a algún infeliz.
  __Sé muy bien lo que me digo. Aunque sé también que el crimen no fue idea vuestra. Hicisteis lo que os ordenaron hacer. Esto será un atenuante. Os librará de la muerte y si colaboráis yo haré que vuestra condena sea ínfima. Huir de las mazmorras es fácil…con ayuda. Pensadlo.
   __No vais a convencerme. No voy a cargar con vuestro muerto.
Juan García se acercó al fraile que no había perdido el aplomo ni la arrogancia.
   __Os conviene hacer memoria. Creedme.
   Cuando se quedó a solas, pensó un momento en el trato que le había ofrecido su interrogador. Dudó un minuto apenas. En seguida se convenció de que ponerse en contra de la Orden era firmar su sentencia de muerte. Este reino y los demás estaban plagados de conventos, donde quiera que fuera estaría en riesgo de ser envenenado en cualquier momento o muerto de otro modo peor, menos sibilino y más explicito y más doloroso. Eslonza era mucho convento. Incluso el rey les tenía respeto y no por la religión precisamente. Además no creía que pudieran demostrar nada de nada. Eran bravatas.
   Juan Tabarés ya tenía todo dispuesto. Torturar era fácil, además ya estaba todo inventado. Solamente había que aplicarlo. La tortura que iba a emplear con el fraile era de lo más simple. Primero le ataron las manos a la espalda y luego lo colgaron por las muñecas. Utilizando una viga como polea, lo subieron lo más arriba posible y lo dejaron caer sin miramientos, hasta casi tocar el suelo. García escuchó los gritos cuando tras un par de caídas los brazos se le dislocaron. Caso de no resultar, el leonés tenía pensado utilizar el embudo, aunque García le hubiera indicado la conveniencia de mantenerlo vivo, porque muerto no hablaría, seguro.
   El fraile aguantó, gritando de dolor eso sí, pero aguantó sin hablar unas cuantas subidas y bajadas. Tabarés que carecía de paciencia, mandó descolgarlo y traer el agua y el embudo. Su ayudante, con buen criterio, avisó a García. Cuando este llegó al sótano de tortura, el fraile estaba a punto de reventar.
   __Dejadlo ya. Muerto no sirve.
   __Es que no habla.
   __ ¿Cómo va a hablar, si lo estáis asfixiando?
Tras una pausa larguísima, lo que tardó en recuperarse, el fraile miró a García con ojos de súplica y este hizo salir a los demás. Cuando pudo hablar, García le conminó a confesar de una vez.
   __Más que nada, para ahorraros sufrimiento inútil.
   __Si hablo, la Orden me matará tarde o temprano.
   __Pero tenéis una oportunidad. Una vez libre podéis ir donde os plazca. Yo os daré una buena suma para que podáis comenzar una nueva vida en algún lugar.
Tras un largo silencio, el fraile pensó en voz alta.
   __Tengo familia en territorio almohade, tal vez allí…Pero estos brazos…
García asintió.
   __Os llevaré a un lugar seguro donde os curaran, luego podéis ir a donde os plazca. Es lo que os ofrezco, o vuelvo a llamar a Tabarés.
No obstante, el fraile volvió a dudar. García tomó asiento. Era cuestión de paciencia. Tras muchas vacilaciones, el torturado comenzó a hablar entre dientes. García apenas lo escuchaba.
   __Os ruego que habléis en voz alta. Nadie escucha, solo Dios y yo. Y Dios ya lo sabe todo.
   __El botánico me ordenó poner el veneno en la copa de don Pedro. Yo no quería. No me hice fraile para matar a nadie. Pero no tuve opción. El botánico me dijo que era de vital importancia. Puedo juraros por Dios, que nunca mencionó al abad de Eslonza, ni a dicho monasterio…
   __ ¿Intervino el abad?
   __No. Pienso que todo lo urdió el botánico. El abad no pensaba acudir a la cena, dado que fue invitado muy entrada la noche y su salud es muy precaria. Pero el botánico le obligó a acudir.
   __Manda mucho ese fraile.
   __Es primo de don Pedro de Gradefes, el abad de Eslonza. Eso es un grado. Eslonza tiene mucho poder. Él lo urdió todo.
   __Te creo. Voy a ordenar al escribano que redacte una confesión y vos la firmareis. ¿Sabéis escribir?
   __No.
   __No importa. Haréis una cruz, bajo vuestro nombre.
   __No me dejéis a solas con el otro.


   García refirió con prontitud los hechos a don Pedro y éste lo llevó a presencia del rey de León.
   __Alteza, don Juan García os referirá lo acontecido.
   Alfonso el séptimo, rey emperador, escuchó con semblante grave el relato y al  final convino algo que García esperaba.
   __Tendremos que andarnos con cautela. Hay que hacer justicia, desde luego, pero antes debo hablar con el abad del monasterio. No podemos ni debemos, obrar con ligereza en este asunto. La muerte de mi caballero debe ser vengada, pero todos debemos quedar satisfechos. Don Pedro disponed que avisen al abad. Lo quiero en mi presencia tan pronto como sea posible.
Cuando iba a salir el emisario, dos frailes aparecieron en las puertas de la Torre. Preguntaban por el fraile trampero. Había salido ayer al amanecer y no había regresado. Pensaban que tal vez los tramperos de la Torre le habrían visto en el río o se habrían tropezado con el por el camino.
   Juan García les habló de regresar al convento.
   __Ahora íbamos a buscar al abad. El fraile ha muerto. Se calló al rió que baja crecido. Cuando nuestra gente lo vio, la corriente se lo llevaba. Nada se pudo hacer. Mis hombres os acompañarán de vuelta. El rey en persona quiere ver al prior.
   Tras esto García se fue a ver a Aulaga a casa del herrero y le pidió que curara al fraile.
   __Haré que lo lleven a vuestra casa, gente de absoluta confianza, no temáis nada. Una vez le curéis los brazos, se irá y vos habréis ganado una buena suma y yo os deberé un favor.
   __ ¿Vais a dejarlo ir sin castigo? El puso el veneno.
   __Pasará el resto de sus días huyendo, preocupado por si lo descubren y lo asesinan. Tendrá miedo hasta de su sombra. ¿No te parece suficiente castigo?



Continuará...