El extraño caso de mi suegra Carmen


Mi suegra es un caso raro de no envejecimiento. Ella nunca quiso cumplir años y juraba tener 60 desde hacía lo menos diez, con lo cual se iba a dar el caso de que los hijos, en poco tiempo, serían mas viejos que la madre. Lo cierto es que su edad se ha detenido ahí ( físicamente está igual que cuando yo la conocí) y no sabemos si se debe a un fenómeno raro, producto quizá, del cambio climático, a quien echamos la culpa de todo, o a que cierto día que no regresaba y después de buscarla por todos los sitios, cuando ya estábamos a punto de llamar a la policía apareció tan tranquila y nos contó con el mayor desparpajo, que la había abducido un OVNI. “No, no me miréis con esa cara, ya sabía que no me ibais a creer”.
Mientras los mayores sentíamos ganas de estrangularla, los nietos la cosieron a preguntas sobre los supuestos extraterrestres. Ella dijo siempre lo mismo:
__Descendió un rayo luminoso y de pronto me vi en una extraña nave con unos seres altísimos que irradiaban una luz que los hacía transparentes. Uno se acercó y me observó durante mucho rato.
__¿ No les tenias miedo abuela?.
__No, sentía mucha paz. Ese ser que os cuento, después de observarme, me tocó con uno de sus dedos
__¿Con cual?.
__Con el índice, y me dijo: “serás eternamente joven”…

Su hijo mayor, mi marido, es médico y se preocupó bastante por su salud mental.
__Esto puede ser un principio de Parkinson o algún otro deterioro neurológico.
__Lo que le pasa a tu madre es que no quiere envejecer y ha cogido una neura, de mucho cuidado…
Ella no quiso de ninguna manera acudir a consulta alguna, con lo cual todos nos convertimos en observadores, atentos a la mas minima alteración en la conducta diaria. No le perdíamos detalle. Nunca hizo nada raro. Estaba como una rosa y perfectamente cuerda, (si exceptuamos lo del OVNI). Siguió con sus costumbres de siempre, pero eso si, el pelo no le siguió blanqueando, no surgió ninguna arruga nueva y mientra sus contemporáneas iban a menos, ella parecía cada vez mas joven. Tuvo que cambiar de amigas y menos mal que era viuda, porque de lo contrario, cambiaría también de marido.
La gente se asombraba :“¿ esta mujer no envejece?”. Llegaron a ponerse tan pesados que tuvimos que decir que se había hecho varios lifting. Pero, no sólo era el aspecto, estaba cada día, mas ágil y activa. En eso, no sólo no envejeció, es que pareció rejuvenecer. Hacía footing, iba a clase de bailes de salón, viajaba… Un día nos dijo que había vuelto a encontrar el amor. Como, a estas alturas, ya no nos sorprendía nada, esperábamos cualquier cosa, así que no nos asombró lo mas mínimo el novio que trajo a casa: un tío de unos cincuenta en la línea George Clooney, que a las mujeres de la familia nos puso los dientes larguísimos.
__Oye Carmen, ¿por donde se te apareció el OVNI?__, le preguntábamos las nueras.
__Menos cachondeo nenas, y nos se os ocurra coquetear con mi chico, que he visto como lo miráis. Que estáis casadas, no lo olvidéis.
Bueno. Nos queda la esperanza de que, una vez viudas, nos abduzcan los marcianos….

Excepto a los hijos, a toda la familia nos hizo mucha gracia el rejuvenecimiento de Carmen. Tampoco le dimos mas importancia. Hay mucha gente que llega a una edad y parece que el reloj biológico se le detiene. Bueno, pues eso es lo que le pasó a mi suegra, por suerte para ella. Que se debe a un proceso hormonal, enzimático o neurológico o lo que sea , que mas da; lo importante es que estaba como una chiquilla, rejuvenecida, feliz y además, enamorada.
Ella, ajena a todo, continuó su relación con Clooney, mientras sus dos retoños, pero sobre todo Luis, mi marido, se devanaban la sesera tratando de comprender que extraño fenómeno paracientífico o quizá paranormal estaba sufriendo su madre. Leía todas las revistas médicas habidas y por haber, entró en contacto con universidades y laboratorios…No tenía tiempo ni para dormir, ni para nada.
Llegó a una conclusión el mismo día que ella me llamó para decirme que se iba a Suecia con un hombre que había conocido en IBiza.
__¿Y Clooney?__Le pregunté.
__Ese era un egoísta, que sólo quería disfrutar él.
No pregunté a que clase de disfrute se refería, aunque me lo imaginaba.

Hacía tiempo que Carmen se había distanciado de la familia. Yo culpaba a Luis, que con su afición de encontrar una explicación médica, no la dejaba en paz. Así que cansada de que todo el mundo la viera como a un bicho raro, había decidido vivir su vida lejos de todos nosotros, lo cual yo lamentaba, porque siempre la quise de verdad.
El mismo día de la llamada de Carmen, su hijo me dijo a la hora de comer:
__Tengo la explicación: Telomerasa
__¿Que?
__La explicación a lo de mi madre: la enzima de la telomerasa. Se acaba de descubrir. Verás: es una enzima que hace que las células se dividan sin límites, convirtiéndolas en inmortales. Pero tienen un problema, la célula que produzca telomerasa, generará cáncer. Así que mi madre puede morir de cáncer en cualquier momento.
__Tu madre está como una rosa. Además hace unos diez años de lo del OVNI. Ya tendría que estar muerta.
__No todos los procesos avanzan igual. Llámala, tu que sabes siempre donde está y que regrese que hay que tomar medidas.
__Se ha ido a Escandinavia.
__¿Que?
__Lo que oyes. Mira yo creo que debes de dejarla en paz. Que disfrute el momento y después ya veremos…
__Tu eres una inconsciente lo mismo que ella, por eso os lleváis tan bien. Voy a explicarte el proceso. Todas las células adultas se multiplican, pero para protegerse del cáncer llegan hasta un límite preestablecido (80 divisiones) y se mueren. La telomerasa interfiere con este proceso y las células no son capaces de mantener este registro. Entonces lo que hay que hacer es interferir a su vez con la telomerasa, para que no extienda la vida de las células. ¿Lo estás entendiendo?
__Claro, tonta no soy…
Luis hizo un movimiento con la cabeza, que preferí pasar por alto.
__ Un laboratorio ha desarrollado una vacuna que enseña al sistema inmunológico a atacar a la telomerasa. Tenemos que localizar a mamá y ponerle la vacuna. Ya me he puesto en contacto con los laboratorios.
__Es que tu madre ya te digo, se fue a Suecia con un ligue
__¿Como con un ligue y Clooney?. Bueno, si no da señales de vida, nos pondremos en contacto con la Embajada en Estocolmo y la localizaremos.

La Embajada no tenía ninguna noticia de que Carmen estuviera en Suecia. En el aeropuerto de Ibiza no constaba que hubiera tomado ningún vuelo, en aquellos días, ni nunca. En el de Palma, tampoco. Ni aparecía en las imágenes de las cámaras de seguridad, ni ninguna compañía aérea la contaba entre sus viajeros. No la pudimos localizar en ningún país del Norte de Europa. Ni en ningún otro sitio.
Luis se desesperaba.
Estuvimos cinco años sin saber nada de ella. Un día mi hijo Marcos, su favorito, enfermó de bronquitis con principio de neumonía. Tenía una fiebre altísima. Al poco de salir mi marido para la consulta, llamaron a la puerta. Me quedé muda. Era Carmen, tan joven y tan guapa…no representaba mas de cuarenta. Según mis cálculos tendría en ese momento cerca de 75. Nos abrazamos.
__¿Donde has estado?. Tu hijo quiere verte, tiene una explicación para lo tuyo…
__Luego hablaremos. He venido para ver a Marcos. Le he traído el tocinillo de cielo que le hacía siempre cuando estaba enfermo.
__Pero ¿Cómo lo has sabido?.
No me respondió, ya se había encaminado a la habitación del nieto.

Cuando, después de la visita, nos sentamos en la cocina a tomar café, le conté las conclusiones de Luis. Ella se rió.
__Mira, es posible que realmente sea la telomerasa, pero esta gente ha aprendido a usar esa enzima o cualquier otra, para prolongar la vida y poder viajar de galaxia en galaxia. ¿Sabes cuantos años se tarda en hacer un viaje intergaláctico?, por lo menos 80 y otros tantos en regresar. Si esta gente no conociera el secreto de la eterna juventud, sería imposible. ¿Comprendes?
__Entonces ¿es cierto lo del OVNI?.
__¿Todavía lo dudas?. Mira esta gente hace siglos que anda por aquí. Cuando llegan a un planeta, buscan determinadas personas para convertirlas en inmortales y que sean la memoria viva de ese mundo. Somos un compendio de información viviente de los planetas que van conociendo. Como una enciclopedia. He visto gente que convivió con Jesucristo. Somos muchos de distintas épocas y de distintas partes. Así cada uno conoce a la perfección su área geográfica y recuerda cada cosa de relevancia que sucedió. Hay personas de todos los campos: medicina, ingeniería, deporte, arte…y amas de casa como yo. Tiene que haber de todo. Cada punto de vista interesa.
No me lo podía creer. __¿Sería cierto como afirma Luis que el cáncer la ha invadido y ya tiene mal el cerebro?. Pero su aspecto es fantástico y no parece que haya ningún problema.
__¿No me crees verdad?__me preguntó como si leyera mis pensamientos.__Es natural yo tampoco lo creería, si le hubiera pasado a otra. Tengo que irme. Posiblemente tardaremos en volver a vernos. Es mejor que no le digas nada a Luis, sólo te serviría para problemas.
__Pero ¿a donde vas?.
__A donde ellos decidan.
__¿A que ellos te refieres?.
__A esos que tu sabes de sobra.
__¿Eres feliz Carmen?
__Al principio si, ahora ya no lo se. Tengo un poco de miedo. Vivir eternamente es cansado y no he hecho mas que empezar…
Volvimos a abrazarnos. Cuando ya se iba me dijo:
__Se me olvidaba. Antes de acompañarlos a su mundo, nos llevan a todos después de un tiempo, he pactado con ellos que me dejen cuidaros a cada uno de vosotros, nietos incluidos, cuando estéis en trance de muerte. Una vez que os hayáis ido todos, yo también me iré. Mientras tanto, no te preocupes y procura ser feliz tu también.

Después que se marchó, me sentí fatal. Mientras estaba con el nieto, debía haber llamado a Luis y decirle lo que estaba ocurriendo, pero en ese momento, no se me pasó por la imaginación.
Cuando regresó mi marido, Marcos le contó la visita de la abuela. Yo debería de haberlo negado y argumentar que todo era consecuencia de la fiebre. Pero no pude y como vaticinó Carmen, su hijo y yo tuvimos graves problemas de convivencia que terminaron con nuestra separación, cuando la situación entre nosotros se hizo insoportable para mi, ya que Luis me culpaba de la mas que posible muerte de su madre.
__Si no fueras tan crédula, mi madre estaría vacunada y la telomerasa controlada y todo volvería a la normalidad. Pero la señora que escribe cuentos que nadie lee, prefiere creer en OVNIS..
__Piensa por un momento que es verdad.
__¿Como nadie en su sano juicio va a creer una cosa así, mujer, excepto tú?.
__Piensa que la vacuna no le hace efecto, porque lleva muchos años así y el cáncer no ha aparecido, entonces ¿qué?.
__Si la vacuna no le hiciera efecto, habría que estudiar el tipo de alteración que no se sabe por que circunstancias, sufre mi madre.
__O sea, que la encerrarías en algún sitio para estudiarla como si fuera un alienígena.
__¡Y dale con los marcianos!.
Pensé que fuera lo que fuese lo que le había ocurrido a Carmen, hice bien en ponerme de su parte, aunque me costara un buen disgusto.
Mi cuñado pensaba igual que Luis. No podía soportar que en el barrio la gente murmurara sobre la desaparición de su madre. Había todo tipo de comentarios.
“Que se había ido con un jovencito y los hijos no querían saber nada de ella”
“Que se había muerto por esos mundos abandonada por la familia”.
“Que la habíamos recluido en un psiquiátrico…”
Un día no pudo mas y se largó con su familia fuera de España.
Me hicieron sentir totalmente culpable. Sufrí una terrible depresión, que aún arrastro y la vida no volvió a ser la misma para ninguno de nosotros.

Con los años mi ex marido falleció de cáncer.¡Que paradoja!. El día que fui a visitarlo al hospital, casi obligada por mis hijos, lo encontré consumido pero con cara de total felicidad.
__Es la morfina__me comentó la enfermera.
Cuando me reconoció, tardó un rato, me cogió la mano y me dijo, con un hilo de voz apenas audible:
__Ha estado mi madre cuidándome por las noches. Está como siempre.
Después de una larga pausa continuó__No se ha muerto.
Luego, me miró y me dijo:
__Per-do-na-me…
Pregunté a las enfermeras. Parecían reacias a contarme nada. Tras mucho insistir una me comentó que había permanecido con él una mujer que suponían sería su esposa, aunque había mucha diferencia de edad. Ella no tendría mas de cuarenta…
Saqué una foto de mi suegra hecha el día que la vi por última vez. ¡Si, es esa!, dijeron con mucha extrañeza por que yo tuviera una foto de la que, suponían, era la mujer de mi ex.
__¡Carmen!. Después de tantos años estaba igual.
Cuando mi cuñado, que vivía aún en el extranjero, regresó para el entierro de Luis, le comenté lo de Carmen en el hospital. Pensé que le alegraría saberlo. Me equivoqué.
__Mira, no quiero volver a oírte hablar de mi madre. Si hubieras hecho lo que debías aquel día, la vida para todos hubiera sido de otra manera.

Unos años mas tarde, Víctor regresó a España, ya jubilado. Le acompañaba su mujer y la hija pequeña, veinteañera. Lo supe por mis hijos a los que llamó su prima.
No hace falta decir que no mantuvimos ningún contacto. Un día mi hija llegó con la noticia de que Eva, mi sobrina, había sufrido un accidente de moto.
__Está en coma, mamá.
Yo rezaba por ella, pero no se me ocurrió presentarme en el hospital, porque ya sabía lo que me esperaba.
Una mañana, llamaron a la puerta. Era Víctor, mi cuñado.
__Me gustaría hablar contigo.
__Mira, si no vienes en son de paz, no tenemos nada que decirnos…
__Es sobre mi madre__Yo hice ademán de cerrar la puerta__Tenias razón.
__Pasa.
Me contó que cuando estaba en la habitación con la niña, alguien le tocó en el hombro y al volverse vio a su madre, exactamente igual que hace treinta años. Le dijo que se fuera a casa a descansar que ella cuidaría a Eva, quien por cierto se despertó y está mejorando. Me dijo, también, que vendría a cuidar de cada uno de nosotros y me recriminó haber sido tan injustos contigo, me hizo ver que te habíamos culpabilizado sin motivo y te habíamos arruinado la vida.
__¿Te dijo algo de cómo se entera cuando alguno de la familia enferma?
__Siempre pensamos que tú la avisabas, pero ella me contó que “ellos” se lo hacen saber y la transportan desde donde se encuentra, que por cierto, se negó a revelarme cual es ese sitio. Mira, hace noches que no duermo. Porque si el motivo de su eterna juventud son las dichosas enzimas, tenía que haberse muerto de cáncer y esta mas saludable que yo, con diferencia. Pero lo del OVNI, cuesta creerlo, de verdad. Sin embargo ahí sigue, igual que entonces. Por favor, quiero que nos perdones, porque ya no aguanto mas, estoy a punto de volverme loco.
Les perdoné,¿ para que guardar rencor?. Eso no hace mas que añadir amarguras. Comenzamos a relacionarnos de nuevo, pero no demasiado, por que ya nada podía ser como antes.

Ha pasado mucho tiempo. Hoy encontré unas notas que había tomado para escribir un cuento sobre el caso de mi suegra. Comenzaba así: “mi suegra es un caso raro de no envejecimiento”…Había dejado por completo de escribir, sin embargo desde hace unos días vuelvo a sentir la necesidad de hacerlo. Ya se han muerto Víctor y mi cuñada. Carmen vino a cuidarlos como prometió. Es agradable volver a tener madre cuando ya eres viejo. Supongo que la próxima en morir seré yo. Lo supongo y lo deseo. No quiero que mueran antes ni mis hijos ni mis sobrinos.
Voy a continuar la historia del no envejecimiento de mi suegra; cuando ya no escriba mas, es que habrá llegado mi hora. No me asusta, de verdad. Además tengo muchas ganas de volver a ver a Carmen…

5 comentarios:

Antonio Abad Diaz Ortega dijo...

Ya veo que tenias razón, la historia tenia un buen final. Aunque no se si este es final en realidad, pero me gusta.

Creo que de tus historias, es una de las que mas me gusta.

Un beso.

Antonio Abad dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Maria Jose Mallo dijo...

Vamos a ver, la única administradora del blog soy yo y no he eliminado ninguna entrada. Pido disculpas a quien haya hecho el comentario y sugiero que lo repita. Gracias.

Antonio, te agradezco la opinión. Si este es el final, la historia no da mas de si.
Un abrazo.

Lasosita dijo...

Me ha gustado muchísimo, María José.
He llegado hasta aquí, no abducida por nadie, ni porque sea eternamente joven, si no de la mano de Whohub.

Un saludiño.

Maria Jose Mallo dijo...

Muchas gracias. Vi en Whohub que me habias hecho un comentario y vine corriendo a leerlo, porque es lo que mas me estimula. Estuve en tu página y me gustó mucho lo que vi. Abrazo.