La granja, último capítulo




Esa noche no durmió. Le subió la fiebre. No se separaba del libro, lo tenía abrazado como si fuera Marta.
__Marta…¿ Y si se lo contaba a ella?.
Eso haría. La llamaría por la mañana.
El viejo no acababa de morir.
__Voy a tener que ayudarle.
Volvió a leer la historia de Petra y como fueron quedando sin mujeres.

El día que la iban a liquidar comenzó a llover a mares. El agua del arroyo rebasó el puente y la carretera se cortó. El aislamiento duró un mes. El capitán no pudo regresar a la granja. Cuando se restableció la comunicación las mujeres se habían ocupado de la niña y el ambiente había mejorado de tal modo, que Higinio decidió perdonarle la vida.
Además como era muda no molestaba. Ellas la criaron y le enseñaron a leer y a escribir. Cada una le entregó lo que sabía. La chica era lista y trabajadora. Aprendió las costumbres de la granja y por lo menos en apariencia, todo lo veía natural.
Jamás se rebeló y nunca protestó. Lloró cada vez que alguna mujer se iba. Pero nada mas. Nunca me demostró ningún otro sentimiento. Cuando quedamos solos permaneció aquí sin tratar se huir ni nada parecido. Un día me pregunto:
“Que haré yo cuando usted muera”. Le expliqué lo del libro.

__¿Que pensarían hacer con el libro? No lo dice por ningún lado__. Siguió leyendo la suerte de las mujeres. Estaba intercalada entre la contabilidad.
Llovía a mares y el viento arreciaba también. Soplaba tan fuerte, casi, como un huracán. La lluvia empujada por él formaba cataratas contra los cristales.

Carmen. La novia del maquis. Hacía tiempo que tenía problemas para quedarse embarazada. Tuvo varios abortos. En el último el médico me dijo que no podría volver a tener hijos. El capitán se encargó. La enterramos bajo el roble. No la sustituimos. La demanda disminuía.

Dos años mas tarde Irene enfermó gravemente. A don Venancio Márquez, el médico, lo habían trasladado. Imposible avisar al nuevo. Murió tras una larga agonía. Estuve a punto de asfixiarla para no verla sufrir, pero no lo hice. Ana la hermana, sufría continuos ataques de histeria. A su último hijo lo ahogó con la almohada. El capitán le dio tal paliza que tuvimos que rematarla.

Olga llegó a la edad infértil. Cuando comprobamos que no podía tener mas niños. El capitán le dijo que podía irse y la soltó. Ella salió todo lo aprisa que pudo. Se entretuvo disparando sobre ella hasta que la mató.

__Según esto sólo quedan dos mujeres que acabaron corriendo la misma suerte. Pero hasta el momento el viejo ganó una pasta. ¿Qué hizo con el dinero?. No creo que lo gastara.
Se sentía cada vez peor, los ojos le pesaban. Se quedó medio dormido en el sillón.
Le despertó un estruendo terrible. El viento se había llevado algo.
__Seguramente tiró el cobertizo__. La luz hacía horas que faltaba y fuera no se veía nada en absoluto. Al día siguiente comprobó que había caído el tanque del agua.
__Mira que bien, no hubiera tenido que subir de haberlo sabido.
Perdió la noción del tiempo. No sabía en que día estaba.
El viejo resistía.
Por la mañana le preguntó a Petra, mientras preparaba el desayuno.
Era domingo.
__¿Qué habéis hecho con el dinero?.
“Lo que queda está en la caja donde estaban las fotos. Están también los recibos”
__¿Que recibos?.
“Firmaban un papel en el que constaba que habían recibido un niño en perfectas condiciones y lo que habían pagado. Están todos ahí. Comenzó a hacerlo después de que me devolvieran. Los compradores firmaban confiados, él no podía utilizar ese recibo contra ellos por la cuenta que le traía. Pero el señor tenía otros planes, me dijo que cuando él faltara, yo podía hacer llegar una copia a su dueño y pedir un dinero a cambio del original.”
__¿Para eso es la fotocopiadora?
Ella asintió.
__Que cabrón …Pero eso es peligroso. Podrían venir hasta aquí…Podrías sufrir un accidente. Además tu vivías aquí, veías a las mujeres encadenadas, eres cómplice…
“No pensaba hacerlo. Tenemos una casita al otro lado de la frontera que el señor puso a mi nombre. El tiene doble nacionalidad, no se bien por que. Voy a cerrar la graja e irme a vivir allí”.
__Ya pensaremos en algo. Yo dirijo el negocio a partir de ahora. Soy hijo del viejo lo mismo que tú. Tengo derecho a una parte.
Ella escribió en la pizarra:
“También muchos de los otros lo son y pensábamos chantajearles”.
__Ellos tuvieron la suerte de vivir con buenas familias. Tu y yo hemos sido tratados como animales. Considéralo una indemnización .
“Ellos no tienen la culpa de lo nuestro”
__Nosotros tampoco.

Pasó el día . Siguió lloviendo. Parecía que las nubes, empujadas por los remolinos de viento, chocaran entre si explotando y vaciándose sobre la granja.. Las espirales de agua y viento arrastraban hojas, ramas y guijarros, haciéndolos chocar contra la casa en un incesante bombardeo
Pese a la tempestad, el lunes sonó el teléfono.
__Por lo menos funciona.
Eran los panaderos para advertir que era imposible llegar hasta allí. El puente estaba sepultado bajo la avenida del río. Preguntaron por la salud de los dos moradores de la granja.
__Don Higinio está empeorando mucho. Debería ir al hospital y Petra está bien
__Llame una ambulancia del otro lado de la frontera. Vendrán sin problemas. Bueno, ya lo sabe Petra. Pueden también hacer allí la compra hasta que se restablezca la comunicación. Cuando esto suceda les volveré a llamar. Cuídense mucho.
Comprobó las provisiones. Había comida suficiente para bastantes días. Soltó a Petra. No creía que intentara huir ¿ a donde iba a ir con aquel temporal?. Además era dócil y había entendido muy bien la nueva situación.
Decidió hacer justicia con el viejo.
Hacía tres días que no le había dado medicinas ni comida. Pese a ello, no se había muerto. Recordó la Heparina que utilizaba para despejar la vía. Cogió la jeringa y le metió una buena dosis.
__Te iras desangrando poco a poco, verás que bien. Luego te enterraré bajo el roble. Si tuvieras cerdos te echaría en el corral para que te comieran , que es lo que te mereces.
El enfermo no se inmutó. Estaba mas muerto que vivo.

Mientras Petra hacía sus tareas como siempre, el recogió los recibos e hizo una lista. Conocía, aproximadamente, a la mitad de los niños de la granja. Algunos continuaban viviendo en la casa familiar. Otros se habían ido
Puso en primer lugar los famosos. Tendría que averiguar sus direcciones.
Luego hizo otra lista con los restantes cuyo lugar de residencia seguía en la ciudad.
Al día siguiente, martes, el viejo aún no había muerto.
Llovía.
No amainó hasta el miércoles por la tarde.
Ese día llegó por fin la hora de Higinio. La habitación apestaba. Cogió un jeringa estéril, retiró el émbolo y la llenó de aire. A continuación lo insufló por la vía. Murió en el acto.
Entre él y Petra lo enterraron en el huerto con los demás. Luego se fueron a la otra orilla para ver la casa y preparar el traslado. Regresaron el viernes por la noche.
El sábado por la mañana llamó el panadero. Se había terminado la inundación y la carretera estaba despejada. Félix contó que don Higinio se había muerto y le habían enterrado en el otro país.
__No pudimos esperar mas.
__Natural. Han tenido suerte que estuviera usted.
Quemaron el colchón y la ropa de la cama del viejo. Petra se empeño en limpiar la habitación.
__Es una tontería. No se para que limpias, si vamos a irnos.
Ella se encogió de hombros.
__Será la costumbre, supongo__pensó Félix para si.
Guardó todo cuidadosamente. El libro, los recibos y el dinero. Echó al fogón la documentación y las fotos de las mujeres. Contempló la de su madre durante un buen rato. Ciertamente se parecían mucho. También Petra se parecía a Irene; al fin y al cabo era su sobrina.
Metió en el coche la fotocopiadora bien empaquetada.
Por la tarde llamó Marta. Ya había estado llamando el viernes. Se la notaba alterada, como una fiera.
Félix se había olvidado por completo de ella. La puso al corriente de la situación y le dijo que era mejor que no viniera.
__¿ Que dices?. Voy a ir quieras o no.
__Yo ya he terminado aquí y regresaré a la ciudad. Ya nos veremos. Estoy muy cansado. Han sido unos días difíciles.
__Sólo dices idioteces. Voy a ir porque me muero de ganas de verte y de lo otro…
__Mira Marta. Te rogaría que no lo hicieras.
__Tu es que eres tonto. ¿Cómo no voy a ir?. Te ha sentado muy mal el campo. Llegaré en un par de horas.
__Bueno pues tú te lo has buscado__ dijo tras colgar.
Subió a la habitación e hizo los preparativos.
Era un contratiempo con el que no había contado. Para él Marta ya no existía. Incluso había olvidado que llegó a la granja para cuidar al viejo y no llevado por su sueño.
En su cuarto había otra argolla. Trajo la cadena y encajó uno de los grilletes en ella, dejándola después, bien escondida bajo la cama. Comprobó que no se veía desde la puerta ni desde ningún sitio.
No había elección.
Estaba seguro de que Marta no iba a querer acompañarlos por las buenas.

9 comentarios:

FRAN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FRAN dijo...

El otro comentario lo elimine porque me equivoque en un par de palabras y como no se puede corregir...pero hay va de nuevo :
"Vaya vaya...la víctima se convierte en verdugo...
Un final de lo más realista diría yo, la historia ha sido buenisima, te animo a que sigas escribiendo, pues se nota que lo haces desde dentro, que lo vives y eso queda impregnado en los relatos y es lo que los hacen tan buenos.
Además están escritos impecablemente...casi se leen solos...en fin que más puedo decir, gracias por compartir con nosotros ese arte que llevas entro.
Un abrazo.

Maria Jose Mallo dijo...

Me alegro que te haya gustado el final.

Gracias siempre a ti por seguirme y por tus comentarios. Si, seguiré escribiendo porque me he dado cuenta que soy capaz de contar historias y conseguir que la gente las lea.
El otro día me dijo otra escritora que se nota que escribo con respeto y eso me ha gustado mucho.

Te adelanto que en el otoño comenzaré a publicar otro relato por capitulos, con dos detectives aficionados, ambientado en el siglo XVI.
Hasta entonces pondré relatos cortos.
Muchisimas gracias por todo Fran.
Un abrazo muy, muy fuerte.

pep gomez dijo...

Ves? Ya sabía yo que este tio tenía un lado muy oscuro. Pero, claro, tu al decirme que era hijo de su padre me ayudaste un poco.

Como te dije, de esto puedes sacar lo que quieras: una novela, un guión cinematográfico... Falata pulir pero es bueno, Mª José, muy bueno.
Ánimos, amiga, y adelnate.
Un beso

Maria Jose Mallo dijo...

Muchas gracias, Pep.

Te agradezco la sugerencia, pero estoy muy contenta con publicar en el Blog, no pienso enviar nada a ninguna editorial. Asi de tajante, que me descubran si quieren. De hecho ya pasó, ya me ha descubierto editor, revistas, etc. Asi que puede volver a pasar.
Las editoriales deberían tener "ojeadores" como los clubes de fútbol y tratar de hacer algo por la literatura, además de ganar dinero, que no esta mal, pero que no debería ser lo unico...

Te agradezco mucho los comentarios y los ánimos, que de verdad me ayudan a seguir.
Un abrazo y un besin.

Máximo Cano dijo...

Me gusta como lo cuentas.

Volveré a leerte.

Saludos.

Maria Jose Mallo dijo...

Muchas gracias Máximo.

Estoy encantada de que pases por mi Blog cuando quieras.

Saludos.

Perros dijo...

me encanta tu blog visita mi blog de recetas

Maria Jose Mallo dijo...

Hola.Muchas gracias.

Ya he visto tu Blog de recetas y he aprovechado alguna. También he visto el de perros que me ha interesado porque me gustan mucho los animales.

Un saludo.