La leyenda del pueblo de los hombres-mujer

Capítulo V

__¿Son los que tenían que haber llegado ayer?
__Si señor.
__¿Que excusa han dado?.
__Que se extraviaron en la niebla.
__¿Cree que …?
__Seguro que si.
__Dichoso pueblo, siempre aparece cuando no debe. ¡Que cruz de montaña!.
__¿Que quiere que hagamos?
__Nada. Esperaremos a ver que pasa. Luego obraremos en consecuencia.

Juan se duchó y se acostó. Cerró bien los postigos, por si acaso. Tardó en dormirse, pero al final lo consiguió. Soñó que estaban en una isla del Pacifico y unas hormigas gigantes se los comían. Despertó sobresaltado. Esto si era un sueño, gracias a Dios.
__Creo que terminaré por desarrollar una entomofobia.
No obstante volvió a dormirse haciendo esfuerzos por soñar con Charlize Theron . No lo consiguió, pero no lo hizo tampoco, con insectos.
Ana se vistió adecuadamente y se fue a dar una vuelta por el recinto. Hoy no tenía cuerpo para esquiar. Tras el paseo, se acercó a la cafetería para comer algo; mientras hacia cola en el self service, puso la oreja en las conversaciones de la gente. No escuchó nada que despertara su atención. Se sentó con su humeante plato de cocido montañés  al lado de la ventana, contemplando el paisaje grandioso y relajante.
__Mirando la montaña nadie diría que la muerte acecha. En cualquier parte puede estar escondida. Este es un lugar ideal para eso.
En ese momento, como si sus pensamientos se materializaran, vio llegar la funeraria.
Subió  pausadamente por la empinada ladera y aparcó frente al hotel. Ana dejo la comida a medias y se fue corriendo. Pregunto al chofer quien se había muerto.
__Parece ser que un chico joven. Seguro que un deportista. Un caso de muerte súbita. Son mas corrientes de lo que la gente piensa__Dijo el hombre de corrido, como si estuviera acostumbrado a dar explicaciones sin que se las pidieran.
__¿Vienen a menudo a la estación?.
__Hombre a menudo yo no diría. De vez en cuando, si.
__¿Siempre son casos de muerte súbita?.
__La mayoría si. El corazón falla debido a la altura. La gente no lo piensa. También hay algún que otro accidente.
__¿Son hombres o también mujeres?
El funerario pareció sorprendido.__Son hombres. Si, son siempre hombres. Mire…no había caído.
A Ana ya le bastaba con aquello. Decidió, sobre la marcha, quedarse unos días y observar mas detenidamente. Pensó con razón que si había muertes extrañas, desde hacía años, algún medio tenia que haberse interesado.
__Tiene que haber periodistas o en su defecto, alguien investigando tratando de pasar desapercibido por si acaso.
Pensó un modo de atraer la atención de los posibles investigadores. La idea se le ocurrió caminado por la nieve. El frío le aguzaba el intelecto.
“El pueblo fantasma de los hombres-mujer” y debajo “ 533”. Fue el posit  que se encontraron los huéspedes sobre el espejo del ascensor. La mayoría no entendieron nada. Pero quien debía entender lo hizo a la primera. No tuvo que esperar mucho. Cuando abrió la puerta de la habitación, por la tarde, reconoció al periodista. Era un colaborador del mejor programa de misterio de la televisión. Pedro León, se llamaba, un tipo alto y corpulento, que inspiraba confianza. Tenía publicados varios libros sobre temas paranormales. Fue muy fácil entenderse con él. Ya sabía muchas cosas, conocía la leyenda del pueblo desde hacía años, aunque no se había tropezado con el a pesar de haberlo intentado en varias ocasiones. Se quedó fascinado con la historia.
__Que suerte has tenido. Me cambiaba por ti ahora mismo.
__¿La mariposa continua matando?
__Desde luego. ¿Por qué te crees que estoy aquí?. Mucha gente la vio.
__¿No saben lo de pintarse la cara?
__Nadie quiere creerlo. Piensan que estamos locos o que queremos sacar partido de la historia haciendo un show  televisivo, con los hombres pintados de mujer. A nosotros han llegado a decirnos que nos financia una marca de cosméticos.
Le dio la razón: la mariposa era alguien que se transformaba y posiblemente, fuera capaz de vivir cientos de  años, o tal vez para siempre. Corroboró la hipótesis de la destrucción del pueblo.
__Si, el ejercito lo arrasó cuando las autoridades supieron lo que habían hecho con los mendigos. Ni detenciones, ni juicios, ni leches. Destrucción por sorpresa. No quedó nadie con vida, de los veinte vecinos que vivían allí en aquel momento. También habían deducido que era alguien que se transformaba, así que pensaron matar dos pájaros de un tiro,  pero por lo que se ve, ella sobrevivió. Nadie por estos lares quiere hablar del tema. Todo el mundo guardó silencio durante años, pero yo encontré una evidencia escrita. Alguien de los que participaron en la destrucción del pueblo, lo anotó en una especie de diario. Un día, ya en trance de muerte, se lo entregó al cura del valle posiblemente bajo secreto de confesión.. El debería haberlo destruido pero, por suerte para nosotros, lo guardó entre los legajos de la rectoral. El nuevo párroco es amigo mío, lo encontró y me lo hizo llegar.
__¿Tienes alguna “sospechosa”?.
__Tengo la evidencia, en el escrito que te he dicho__Dijo sonriendo.
__¿Es alguien del pueblo?
__Desde luego fue del pueblo. Una antepasada de la patrona, precisamente.
__Pero…ella me dio un rifle para que le disparara.
__Por eso, quieren que la maten. Así dejará de sufrir. Por esa razón se les aparecieron y dejaron que la vieran. Lo hacen siempre que pueden. Para que alguien acabe con ella.
__¿Por que no lo hacen ellos?
__Porque ya no existen.
Ana se quedó pensativa. Desde luego no había quien se creyera la historia. Sin embargo era real. Ellos la habían vivido.
__¿Que se puede hacer?
__Contarle a la gente la verdad. Hoy ha habido una muerte. Anteayer hubo cinco, nada menos. Pero lo llevan en secreto. Siempre encuentran una excusa, los jóvenes de ayer, sin ir mas lejos: dijeron que habían muerto de sobredosis. La estación cerraría si se corriera la voz. Aunque ya hay sospechas y muchas.
__Puedes contarme porqué se dice que es una antepasada de la patrona.
__Desde luego. Te lo resumiré. Ocurrió hace muchos años. Ella era una chica muy guapa y muy querida en el pueblo. El hijo del dueño de la mina se enamoró de ella y se casaron en contra de la opinión de la familia de él. A la pobre niña le hicieron la vida imposible, tanto, que el muchacho decidió sacarla de la zona de influencia de la familia, antes de que enfermara de melancolía. Le suplicó al padre el traslado al sur de África, donde la compañía acababa de adquirir varias concesiones mineras. El padre accedió a regañadientes, mas le hubiera gustado que abandonara a la chica, pero como eso era imposible a todas luces, le dejo ir con su aparente bendición. Desde que llegaron, ocurrió toda una serie de sucesos extraños. Hay quien dice que el hechicero de una tribu a la que habían expulsado de sus tierras les hizo vudú, hipótesis corroborada por el resto de empleados, ya que desde siempre, ocurrieron cosas muy extrañas en los campamentos. A esto se unía la visión de un ser alado de la selva que según los nativos comía las almas de la gente y que pudo haberse  introducido en la muchacha (Esto es lo que yo creo que realmente pudo ocurrir). Lo cierto es que el chico falleció de muerte súbita y ella regresó a España, destrozada anímicamente y completamente cambiada. Se había transformado en una mujer huidiza y taciturna; Su familia política no quiso nada con ella y  regresó a la montaña con los padres. Fue a partir de ahí cuando comenzó a aparecer la mujer mariposa come almas. Parece ser que en el pueblo sospecharon de ella cuando vieron una información que consiguió el maestro. La observaron y controlaron durante meses y una noche ¡por fin! la vieron transformarse. No se si no quisieron o no pudieron matarla, tal vez lo último y por eso decidieron traerle comida. Luego, cuando la estación se construyó la dejaron ir libremente. Parece ser que alguno se fue de la lengua y se corrió la voz; a pesar de lo extraño del caso, las autoridades lo creyeron exigiendo a la familia primero y al municipio después, la entrega de la muchacha. Ante la negativa reiterada,  arrasaron el pueblo, pero ella escapó, como muy bien sabemos tu y yo y algunos mas, aunque no lo quieran reconocer.
__Si en otros pueblos la vieron ¿Por qué no la mataron?
__Recuerda lo que te pasó a ti. La gente se quedaba paralizada del mismo modo. Es como si tuviera un campo de fuerza alrededor. Todo se queda en suspenso. Sólo ella y su poder para apoderarse del alma de los hombres. El miedo, la impotencia y por fin la muerte. Eso es lo que la rodea.
__¿Crees que me han elegido para matarla?
__Pudiera ser. De todos modos es difícil ya te lo dije.
Ana se quedó pensativa. Quizá fuera la elegida para acabar con ella. Todo se había confabulado esa noche: No solían ir a esquiar, ni les gustaba demasiado la montaña, ese día salieron tarde, les sorprendió la noche, se perdieron en la niebla…demasiadas casualidades.
__Mi programa y yo tenemos un plan. Te lo explicaré porque es fundamental que colabores, aunque también debo advertirte de los riesgos. Me gustaría hablar con tu marido.
Hablaron con Juan, que no sólo no quiso colaborar, sino que continuaba negando la existencia del pueblo a macha martillo.
__Pero, si lo has vivido, tío__argumentaba Pedro, sin poder creerse la obstinación en la negativa.
__Tu no sabes lo que he vivido o dejado de vivir. Así que métete en tus cosas. Te lo advierto Ana, no estoy dispuesto a secundarte, ni se te ocurra mencionarme. Ni me nombres. Como aparezca mi nombre en un programa de televisión de este calibre, te demando por difamación, por atentar contra mi intimidad o por lo que sea. Te lo advierto, no lo tomes a broma.
__A ti es imposible tomarte a broma. Eres la seriedad con patas.
__¿Quieres que te diga lo que pienso?. Ahora que he visto a esta gente por aquí, pienso que todo fue un montaje para engañar a personas crédulas como tu. Fue pura escenografía. Una representación para montar un puto programa basura y lograr audiencia o quizá con peores fines. Me largo de aquí. Te lo repito. Ni mu de mi.
__Vete a la mierda.
__Vete tú, el puto pueblo y este periodista de pega de programas paranormales.
__Oiga, oiga, no se ponga faltón.
__Debería darle vergüenza embaucar así a la gente___gritaba Juan, mientras Ana lo empujaba fuera de la habitación.
__Hala, lárgate y que te vaya bien.
Ana y Pedro se miraron y se encogieron de hombros. Al periodista  le costaba creer que Juan negara lo evidente con tanta obstinación. Pero bueno, así son algunas personas; se engañan a si mismos y viven mas tranquilos. Había acordado con la emisora entrar esa noche en directo con los testigos que había contactado antes de aparecer Ana. Ahora con el  testimonio de ella todo sería mas espectacular. En el estudio tenían preparadas las estadísticas de las muertes y de los avistamientos del ser alado. Pedro haría una pequeña exposición para situar el tema y luego entrarían los testigos. Ana sería la última en intervenir. Su testimonio iba a ser demoledor.
Sobre las ocho recogieron sus cosas y se fueron. La unidad móvil estaba abajo, en el valle. Habían decidido emitir desde allí, porque les ofrecía mas garantías de seguridad. Llegar hasta la ciudad y hacerlo desde  el estudio central no era posible, no tenían tiempo.
Ana llamó por teléfono a Juan y le puso al corriente. Los periodistas la acompañarían hasta casa esa misma noche después de la emisión. No querían quedarse ni un minuto mas en la montaña, les parecía peligroso y no por la mariposa, precisamente.
__Así que te dejo el coche, no hace falta que viajes en autobús.
__Haz lo que te de la gana, yo me voy mañana temprano. Recuerda lo que te dije: No me menciones.
Ana le colgó, recogió sus cosas y se marchó con ellos hacia el valle.
Pedro había pensado en principio hacer el programa con público desde la iglesia de su amigo el párroco. El periodista le explicó a Ana que había estado un tiempo en el seminario, de ahí conocía a Ignacio. Pero luego con el cariz de los acontecimientos, las muertes de ayer y la aparición de nuevo del pueblo, decidió que era mejor no llamar demasiado la atención. Por eso iban a emitir desde un pequeño saloncito de  la rectoral, sólo ellos y los testigos.
Juan cenó algo en el comedor y subió a la habitación. No tenía ganas de hablar con nadie. Tampoco tenía sueño. Conectó el televisor. ¿En cual canal emitirían estos farsantes?. A las once hizo un zapping hasta que los encontró. Precisamente ya estaba hablando el tal Pedro. Junto a él a su derecha estaba Ana y del otro lado había otros dos “testigos”, que habían visto la mariposa.
Pedro León iba relatando la historia de la mujer convertida en mariposa por un ser alado africano…
__¿Como es posible que tengan audiencia y que la gente se crea estas cosas?. El estaba convencido que los sucesos de la noche anterior habían sido meras alucinaciones o una tomadura de pelo en toda regla. Estos de la tele ponen y quitan decorados y montan una farsa en un santiamén. Su mente era muy racional, no como la de Ana, que parecía haber encontrado en ese payaso de la tele, su alma gemela.
Se sentó cuando Ana comenzó a relatar su historia. Dijo que iba sola en el coche y que se había perdido por la montaña debido a la niebla. En el momento en el que iba a relatar la visión del hombre-mujer de la primera casa,  la imagen comenzó a oscilar, mientras que en vez de la voz de Ana, se escuchaba un sonido ensordecedor, como un terremoto.
__Pero que pasa__. Juan se levanto y miró por la ventana. Todo estaba tranquilo y el hotel no se movía, no podía ser un movimiento sismico.
__Pedro, algo ocurre__ dijo el de sonido__, no estamos emitiendo. Dice Luis que hay algo  sobre la unidad móvil.
Ignacio ya había salido a la calle. Se dio la vuelta horrorizado y se tropezó de bruces con Pedro que salía.
__Es ella, la mariposa. Está destrozando la furgoneta.
__Gloria, Gloria, ven a filmar esto.¡Corre, coño, date prisa!
Cuando Juan volvió a mirar  a la pantalla, la emisión desde el valle se había cortado,  y un sorprendido presentador trataba de explicar lo ocurrido, mirando indeciso a la cámara, mientras se llevaba la mano derecha al pinganillo y con la izquierda hacía un gesto como de espera a los espectadores.
Gloria adelantó a  Pedro, al que Ana estaba tratando de sujetar.
__No vayas, no debes mirarla. Entra, por favor.
La mujer de la cámara, con mucho valor, se acercó a la furgoneta para poder filmar lo que pasaba; cuando se detuvo, un ser alado enorme saltó desde el techo del vehiculo, que estaba a punto de hundirse por completo. La mariposa se plantó en el suelo a pocos metros de la mujer, que aunque hizo un amago de salir corriendo, el pundonor profesional o el terror, cualquiera sabe, la obligaron a permanecer clavada en el sitio mientras la cámara recogía en primerísimo plano el rostro de lo que parecía una mujer con las facciones contorneadas de negro, cuyos ojos rojos como brasas ígneas intentaban traspasar el cuerpo de aquel ser que la miraba impasible y aterrorizado a sólo unos metros. Tras un momento que pareció un siglo la mariposa se elevó en vertical, desplegó una alas enormes y redondeadas y desapreció en la noche. Un alarido resonó en el valle y rebotó como una pelota en cada cumbre multiplicándose, mientras una brisa gélida hizo temblar de frío a la mujer de la cámara antes de caer desplomada. Pedro, que había visto la escena desde el umbral de la puerta agarrado por Ana, no tuvo tiempo de llegar para sujetarla y la chica se abrió una brecha en la cabeza que necesito muchos puntos de sutura.
Alrededor de la unidad de televisión se había organizado un pequeño tumulto, cuando la gente del bar observó los sucesos por el televisor, igual que Juan en el hotel. Sin embargo nadie vio a la mariposa. Toda había sido muy rápido.
__Pero ¿habrán oído el grito, no?__preguntaba Ana.
__Ese mismo alarido lo hemos escuchado antes, señorita, es algo bastante normal aquí.
__No importa. Todo el país lo habrá visto, por fin la hemos pillado en directo__exclamó un Pedro eufórico abrazando a Ana__La hemos filmado. El mundo entero la verá.
Bastante desconcertados aun por lo sucedido, se fueron en el coche de Pedro al centro de salud. Un vecino les precedía en el suyo para mostrarles el camino. Desde allí trasladaron a Gloria en ambulancia al hospital. Tenía una brecha importante en la cabeza, además de huesos rotos en la rodilla.
Pedro llamó desde el centro a la cadena. Los móviles no tenían cobertura en el valle. Allí le detallaron lo ocurrido. No se había visto nada de nada.
__No preocuparse, está grabado. Ahora nos vamos con Gloria al hospital y después os llevaré la grabación. Esta vez la tenemos, además está la testigo y Gloria que la ha visto y filmado. Esta vez, si…
Al colgar Pedro parecía súbitamente preocupado.
__ Luis ¿tienes tú la cámara?.
__Yo no, pensé que tú la habías recogido.
__Ay, la hostia, a ver si la hemos perdido.
__Perdido no, quizá la dejamos en el bar, cuando….
__Yo no la recogí, tu tampoco ni mucho menos Gloria…ay Dios. Me cago en la puta. Vete con ellas al hospital. Yo regreso al pueblo. Ya nos veremos.
En el pueblo se tropezó con Juan y le puso al corriente de lo sucedido. Fueron al bar preguntar por la cámara.
__Tranquilo__le dijo el dueño sonriente__La recogió uno de sus amigos del coche negro.
__¿Que coche negro?
__El que llegó detrás de ustedes y se estacionó un poco mas abajo. Creí que eran del equipo.
Pedro salió corriendo a la calle. Obviamente no había ningún coche negro por ninguna parte . Se desahogó blasfemando y dando patadas contra la maltrecha unidad hasta que se cansó.
__Ni ha salido al aire ni tenemos la grabación. Debí figurarme que podían seguirnos. Bueno, de hecho me lo figuré, pero estaba tan entusiasmado con la aparición, que lo olvidé por completo. ¡Mierda! Joder que asco de vida.
__Me gustaría ir al hospital a recoger  a Ana.
__Le llevaré.
__Iré en mi coche, si no le importa.
__Bueno, si la cámara no aparece tenemos el testimonio de Gloria y el de Ana__dijo Pedro, hablando solo.__De todos modos voy al cuartel a denunciar el robo….



2 comentarios:

Amin dijo...

Hello! Very interesting...
caucasusgeography.blogspot.com

Maria Jose Mallo dijo...

Hello Amin, thank you so much. Your blog is also very interesting.

I love cats, I have six.