Día mundial contra el cáncer





Hoy es el día mundial contra el cáncer, creo que todos lo sabemos a estas alturas. Por eso, yo solo voy a decir, como afectada que he sido, que el cáncer se puede dejar atrás hoy en día y para siempre, solamente hay que seguir al pie de la letra lo que dictaminen los médicos y tomarlo con calma y con optimismo.

Siempre digo que no hay que tener miedo a la palabra cáncer; tenemos un cáncer, un cáncer, y punto. Las palabras no matan y yo estoy convencida de que es fundamental llamar a las cosas por su nombre, aunque nos cueste al principio.

Los que me conocéis ya sabéis que me he curado, me han curado, de un cáncer bastante avanzado, y por eso se de lo que hablo. Y con mi experiencia puedo afirmar que mantener la calma y el optimismo es bastante fundamental. Así, que ánimo a los que estáis pasando por ello, un poco de paciencia y mucha clama. Saldréis, como hemos salido tantos. Y si necesitáis un poco de ayuda  psicológica,  se pide, que para eso están. Creo que ahora mismo ya hay muchos hospitales que la ofrecen.

Animo a todos a colaborar, en la medida que se pueda, con las asociaciones que existen sobre todo para la investigación. Esto es fundamental. Aunque solo sea dándoles publicidad.

Buen camino para los que estáis en ello. Un abrazo de "colega".


Navidad






Otro año más quiero desear a todos los lectores lo mejor para el nuevo año 2020. Mucha salud, muchos éxitos y mucha alegría. 
Que se cumplan los sueños de todos y que avancemos en la vida, cuidando el planeta y ayudando a quien lo necesite.

Merry Christmas and Happy New Year 2020







Cuento distópico de Navidad





Aborrecía la navidad. No recordaba desde cuando, pero hacía mucho tiempo que estas fechas tan manipuladas le ponían de los nervios. Daba lo mismo en un sitio que en otro, en todos, la gente comenzaba a cambiar de actitud un mes antes del veinticinco de diciembre, nada más aparecer en el ambiente síntomas claros de la fiesta de fiestas, es decir, turrón, luces, lotería, langostinos con bigote, arbolitos con adornos y villancicos.
   —Que falta de imaginación, todos los años lo mismo.
   Aborrecía ese hipermercado en cuya publicidad nada llegaba hasta que ellos lo dijeran: la primavera, el verano, las rebajas,  y sobre todo la navidad. Este año tenían la capacidad de transformar en elfos a todo quisque. Una tarde, no tuvo más remedio que entrar en el susodicho a recoger a su tía Genoveva que era adicta al chocolate con churros de la cafetería. Desde la puerta, hasta que se plantó delante de la hermana de su madre, catorce, si, catorce dependientes y dependientas que se cruzó en el camino, la señalaron con el dedo y le dijeron: eres elfa. Cuando vino el camarero y en vez de ¿qué va a tomar?, le dijo casi al oído, eres elfa, se levantó y le dio una ostia.
   Fue cuando comprendió que había que hacer algo.
   Decidió invertir las cosas. Ella ya no formaría parte del rebaño.
   Al año siguiente, desde un mes antes del veinticinco de diciembre, justo cuando todo comenzaba en el exterior, las luces de su casa dejaron de encenderse,  se alumbraba  con linternas ecológicas que ella misma aprendió a fabricar con botellas de plástico. Eran fechas de ahorro de energía.
   Dejó de llamar a la gente, y quince días antes del veinticinco de diciembre, dejó incluso, de saludar. Eran fechas de ausencia, de introspección, cuanto menos se hablara mejor.
   Ese mes, y hasta el ocho de enero, hacía una dieta vegetariana, casi vegana. Eran tiempos de purificación, de cambio.
   En su casa nunca más se celebraron cenas ni comidas navideñas, ni ella acudió a ninguna celebración de excesos en casa de nadie. Eran fechas de parquedad en el consumo. Fechas de autolimitación.
   Por supuesto quedaron suprimidos los regalos del gordo Nicolás y de los tres reyes de los elfos. Era época de austeridad total.
   El primer año, la gente le dijo que estaba loca, pero poco a poco, casi con cuentagotas, algunas personas fueron adhiriéndose a la causa. Al año siguiente otro apartamento en su edificio, apagó las luces. Al otro, eran ya ocho. Hoy es casi la mitad del edificio y ocurre algo parecido en los demás del barrio. También se nota el aumento de la dieta vegana. El hiper de los elfos, ya no anuncia tanta carne de cordero, ni tanto langostino bigotudo, ni tanto turrón. Ahora promociona unos rollitos de algo verde que dicen que sabe a carne. Ni caso. Que lo coman ellos. Por las calles, hay menos gente con la sonrisa puesta el día entero. Se ven más personas con la cara normal. Y este año ¡por fin! el ayuntamiento dejó de poner villancicos como banda sonora todo el santo día, pese a la queja de la farmacia que, por lo visto, redujo de forma drástica la venta de paracetamol, porque a la gente ya no le duele la cabeza.
   Hay más gente feliz de verdad, aunque no sonrían todo el día. Hay más gente feliz, porque, se han unido los raros, y con el ahorro de la austeridad, les alcanza para poner, al principio todo el mes, y ahora ya todo el año, comida caliente y mantas para los sin techo de la ciudad. La distopía ha sido buena para muchos.
   Lo más divertido es que sirven las comidas delante del hiper de los elfos, con un cartel que pone:

   NADA DE ESTA COMIDA ESTÁ COMPRADA AQUÍ.
   PORQUE AQUÍ SOLO HAY ELFOS Y NOSOTROS SOMOS PERSONAS.